CROSS MARÍA AUXILIADORA

El Cross María Auxiliadora es la prueba más longeva de Canarias, con 40 años de celebración sin interrupción y organizado por el Colegio Salesianos San Isidro de La Orotava. Este cross es una de esas pruebas que se ha hecho, por méritos propios, con un hueco, no sólo en las agendas, sino en los corazones de los miles de atletas que han participado en él. Son muy pocas las pruebas de ámbito nacional que pueden presumir de haber alcanzado la cifra de cuarenta ediciones consecutivas. En nuestro archipiélago, ninguna otra ha logrado este hito. Pero “el cross”, como se le conoce coloquialmente es algo más. Una prueba con la solera del María Auxiliadora que ha ido generando a su alrededor auténticas tradiciones, sus corredores habituales suelen inscribir a sus hijos de menos de un año para poder ayudarles a dar sus primeros pasos en el mundo del atletismo y no es difícil ver a participantes de tres generaciones de la misma familia entrando en meta juntos en las categorías absolutas. Si no has entrado en la meta del María Auxiliadora, no sabes lo que es disfrutar con mayúsculas de una carrera. Durante las últimas ediciones más de 2.600 personas han vibrado con un público, el de La Villa, que hace suya cada zancada y cada gota de sudor.

El Cross María Auxiliadora es la prueba más longeva de Canarias, con 40 años de celebración sin interrupción y organizado por el Colegio Salesianos San Isidro de La Orotava. Este cross es una de esas pruebas que se ha hecho, por méritos propios, con un hueco, no sólo en las agendas, sino en los corazones de los miles de atletas que han participado en él. Son muy pocas las pruebas de ámbito nacional que pueden presumir de haber alcanzado la cifra de cuarenta ediciones consecutivas. En nuestro archipiélago, ninguna otra ha logrado este hito. Pero “el cross”, como se le conoce coloquialmente es algo más. Una prueba con la solera del María Auxiliadora que ha ido generando a su alrededor auténticas tradiciones, sus corredores habituales suelen inscribir a sus hijos de menos de un año para poder ayudarles a dar sus primeros pasos en el mundo del atletismo y no es difícil ver a participantes de tres generaciones de la misma familia entrando en meta juntos en las categorías absolutas. Si no has entrado en la meta del María Auxiliadora, no sabes lo que es disfrutar con mayúsculas de una carrera. Durante las últimas ediciones más de 2.600 personas han vibrado con un público, el de La Villa, que hace suya cada zancada y cada gota de sudor.