Eco La Viejita aporta más de 12.000 metros cuadrados de cultivo al Mercadillo Valle de La Orotava

28/02/2019
Eco La Viejita aporta más de 12.000 metros cuadrados de cultivo al Mercadillo Valle de La Orotava

HUEVOS CAMPEROS Y MIEL SE SUMAN A SU OFERTA REGULAR DE PAPAS, LECHUGAS, CALABAZAS, PEPINOS, COLES, PLÁTANOS Y DEMÁS

En el número cinco de la carretera El Pinito, bajo la cueva del mencey Bencomo y el mirador de Humboldt, donde el valle de La Orotava linda con la Cuesta de la Villa y Santa Úrsula, se encuentra la finca Eco La Viejita, una superficie de más de 12.000 metros cuadrados destinados a la agricultura ecológica desde hace casi una década, aunque María del Carmen Delgado Mesa y Cristóbal Ramos Álvarez obtuvieron la preceptiva certificación hace ocho años.

Cristóbal Ramos, ya jubilado, nos cuenta que su padre era el dueño de la explotación agraria, y que allí sólo cultivaban plátanos y calabazas. Al venderla su progenitor en 1989, añade, él y su mujer quedaron como cuidadores, “como se había acordado”. Actualmente la tienen arrendada y es María del Carmen quien lleva las riendas.
El terreno cuenta con vivienda, gallinero, cuartos de apero, estanque, invernaderos, sistema de riego por goteo y aspersión, y punto de venta al público de sus productos, que los sábados llevan al Mercadillo Valle de La Orotava. Hablamos de papas bonitas, caras, roster y gatsby, plátanos, calabazas, cebollinos, cebollas, pepinos, limones, naranjas, coles, coliflores, colinabos, beterradas (remolachas), puerros, bubangos (calabacines), tamarillos, zanahorias, alcachofas, habichuelas, más de cinco tipos diferentes de lechugas, acelgas, pimientos, tomates, fresas, papayas, etcétera.

Complementan la oferta de la marca Eco La Viejita la miel de sus abejas (tienen colmenas en la explotación), los huevos de sus más de 120 gallinas camperas, especies y olorosas como la salvia, el orégano, el perejil, la hierbabuena, el romero o la albahaca, y exquisiteces como un aceite de oliva extra, un vinagre de selección, sal de Teneguía, ginsen y otros productos ecológicos de amplia demanda.

Producen el 90% de las plántulas que cultivan, pues apuestan por hacer sus propios semilleros. Acaso compran las zanahorias, reconoce María del Carmen Delgado. Ahora mismo, en Eco La Viejita esta “amiga de la agricultura desde siempre” cuida de centenares de pequeñas plantas de cebollas, puerros, pimientos, calabazas y rúcula que “pronto, si el tiempo mejora, trasplantaremos a la tierra”.

ALIADOS
María del Carmen Delgado tiene como aliadas y colaboradoras a las lombrices rojas de California, pues la vermicultura es otra de sus prácticas habituales en Eco La Viejita. Germinador con lámparas, encubadoras de producción propia para la cría de pollitos, la asociación de los cultivos, el uso de purines, la aplicación de ceniza y otros métodos de la agricultura ecológica se complementan en el complejo con el empleo de acolchados con paja, y el aporte de compost y abono animal. También aplica mantas térmicas para que las plantas delicadas sobrelleven el invierno, pero que ahora, “con el tiempo cambiante, de frío y calima, las tenemos todo el día de quita y pon”.

María del Carmen todos los días atiende la finca y los animales, a los que, aparte de las gallinas hay que sumar algunos patos, dos ocas, un canario y dos perros fornidos que cuidan la hacienda. Reconoce que le encanta sacar esquejes, injertar y plantar frutales; prueba de ello son los nuevos mangos, aguacateros, naranjeros y limoneros plantados en la finca y que pronto darán su fruto.

Cristóbal Ramos reconoce que en Eco La Viejita hay viñas, “pero sólo para mantener el cantero, pues las perdices que hay en la zona no dejan aprovechar un racimo”. Si por él fuera, el Mercadillo Valle de La Orotava abriría sus puertas al público todos los sábados del año. Este agricultor de toda la vida recuerda como hecho extraordinario que en 1990 se cosecharon en La Viejita 300.000 kilogramos de calabaza.

Para poder roturar tantos metros cuadrados de cultivo, en Eco La Viejita echan mano de distinta maquinaria: un tractor pequeño, cuatro motocultores, azadas de rueda, desbrozadoras, una sembradora de mano, sulfatadoras eléctricas, etcétera. Además, María del Carmen Delgado señala que algunas herramientas las hicieron ellos mismos, como las que utilizan para quitar la hierba de las huertas donde cultivan las zanahorias.

Aparte de en el número cinco de la carretera El Pinito, bajo la cueva de Bencomo y el Mirador de Humboldt, los días de diario, y los sábados en el Mercadillo Valle de La Orotava, con la responsable de Eco La Viejita pueden contactar a través de la dirección de correo electrónico ecolaviejita@gmail.com o los números de teléfono 671 727 920 y 626 412 932.