PAULINA VENCIÓ AL CORONAVIRUS

14/05/2020
PAULINA VENCIÓ AL CORONAVIRUS

TRAS PASAR 43 DÍAS EN EL HUC, ESTA VECINA DE LA OROTAVA HA LOGRADO DEJAR ATRÁS AL COVID-19

Empezó a sentirse mal tras viajar a Cataluña, pasó dos semanas en casa "con un resfriado que fue a más" y terminó sedada, intubada y con una traqueotomía en la UCI del Hospital Universitario de Canarias. Pese a las dificultades, salió adelante y ahora pide a la gente que se cuide: "Esto no es ninguna bobería".

Paulina Yanes García tiene 63 años, vive en el barrio orotavense de San Antonio y es una de las 838 personas de Tenerife que pueden contar que han vencido al coronavirus. Y el suyo no ha sido un camino fácil. Pasó 43 días ingresada en el Hospital Universitario de Canarias (HUC), sedada durante dos semanas, intubada, con una traqueotomía que aún debe curarse y sin poder ver a nadie de su familia. Reconoce que ha sido una experiencia que "sería mejor olvidar", pero agradece a Dios y a todas las personas que la atendieron la oportunidad de "poder seguir adelante".

Paulina es esposa y madre de futbolistas. Casada con Toño García, el histórico capitán de la Unión Deportiva Orotava, tiene tres hijos con una larga trayectoria en el deporte rey en diferentes categorías: Germán García Yanes, quien llegó ser jugador profesional en el CD Tenerife, y los gemelos Roberto Carlos y Paulo García Yanes. Ahora que la pesadilla ha quedado atrás, Paulina bromea: "Nunca me habían entrevistado por mis hijos y me vienen a entrevistar por el dichoso coronavirus".

Esta vecina de La Orotava tiene claro que se contagió durante un viaje del Imserso a Cataluña, concretamente a Lloret de Mar, donde estuvo entre el 9 y el 16 de marzo. "Soy una persona sana, me cuido y tomo mis precauciones, pero me tocó", explica. Llevaba gel hidroalcohólico durante el viaje y procuraba mantener la distancia con la gente, sobre todo a partir de la declaración del estado de alarma, pero cuando regresó a Tenerife empezó a sentirse mal.

"Parecía que era un resfriado, pero la cosa fue a más. Fui al médico, pero no pensaron que fuera el virus y estuve dos semanas en casa tomando solo jarabes para la tos. Cuando un familiar que es médico vio que me costaba respirar, me llevó directamente al HUC. Me hicieron una placa de tórax, me llevaron a una sala y ya no recuerdo nada más hasta que me desperté en la UCI", recuerda.
Estuvo sedada unas dos semanas y su pronóstico era muy grave. Tuvieron que conectarla a un respirador artificial y que practicarle una traqueotomía, así que se pasó semanas sin poder hablar. Un periplo de 43 días durante el que no pudo ver a familiares ni amigos. Cuando ya estaba en planta, se le bloqueó el teléfono móvil y tardó en poder comunicarse con su marido, sus hijos y sus nietos. "Gracias a que mi hijo Germán consiguió hacerme llegar otro móvil pude hacer alguna videollamada y ver a mi familia y también a mi marido, que el pobre también ha pasado lo suyo aquí en casa solo", subraya.

Tiene palabras de elogio para los profesionales que la atendieron y un recuerdo especial para una doctora, de nombre Samantha, que fue alguien "muy especial" para ella mientras estuvo en la UCI.

Su hijo Paulo ha divulgado a través de la red social Facebook un vídeo, compartido casi 800 veces y con más de 1.671 'me gusta', en el que se ve la salida de Paulina de la UCI del hospital, entre aplausos de los sanitarios, y también su regreso al barrio de San Antonio, la semana pasada, escoltada unos metros por dos vehículos de la Policía Local. Sus vecinos también la recibieron con más aplausos, carteles de bienvenida y palabras de cariño. Para ella, "el regreso a casa fue algo muy emocionante, que les tengo que agradecer a todos mis vecinos, a la policía y a todo el personal del HUC, que me han tratado muy bien todo este tiempo".

Ahora que la desescalada ofrece imágenes de imprudencias que preocupan, también en Canarias, Paulina Yanes pide a la gente que se cuide y que no se confíe: "Hay que tener cuidado y cuidarse. Es necesario usar mascarillas, lavarse mucho las manos y mantener la distancia. La gente ignora lo que es el coronavirus. Esto no es ninguna bobería".

Fuente: El Día