Parque Nacional de las Cañadas del Teide

Sin definir
Descripción: 

Declarado Patrimonio de la Humanidad el 28 de junio de 2007 por la UNESCO en reconocimiento internacional a sus valores naturales, el Parque Nacional de las Cañadas del Teide representa uno de los símbolos más emblemáticos del Archipiélago Canario, singularizado por las excelencias de un paisaje natural cuyo interés reside en el amplio muestrario del ecosistema que alberga en sus 3.606,7 hectáreas de extensión, ubicadas en su mayor parte en el municipio de La Orotava. En tal sentido, cada año recibe la visita de más de 3.000.000 de personas que lo erigen uno de los principales reclamos turísticos de las islas. No en vano, se trata del Parque Nacional más visitado de España y el segundo de Europa.

Su icono identificativo es el Teide, un estratovolcán declarado Monumento Natural cuya altitud sobre el nivel de mar, 3.718 metros, lo convierte en el Pico más alto de España y su altura sobre el lecho oceánico, 7.500 metros, en el tercer volcán más alto del mundo.

Su origen geológico, según los estudios científicos, se sitúa en torno a 150.000 años atrás, cuando tuvieron lugar las primeras erupciones submarinas que configuraron el relieve actual de la isla de Tenerife. Sobre la formación de Las Cañadas se han formulado dos hipótesis. La primera de ellas alude al deslizamiento hacia la vertiente norte de la isla de un edificio volcánico anterior, mientras que la segunda teoría versa sobre el hundimiento del citado volcán precedente originado por un colapso gravitatorio.

EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LAS CAÑADAS DEL TEIDE

Para los antiguos aborígenes de la isla, los guanches, el Teide al que denominaba Echeide o Echeyde, representaba el lugar donde habitaban las fuerzas del mal, representadas por un demonio conocido como Guayota. Esta teoría queda fundamentada por la sucesión de erupciones volcánicas acaecidas con anterioridad a la conquista de la isla, que generaron continuos temores entre sus habitantes.
Con respecto a la atracción que El Teide ha generado en el exterior, según el célebre ilustrado canario, José de Viera y Clavijo, la existencia de las Islas Canarias era conocida desde la antigüedad, reconociendo ciertas descripciones e incluso alusiones Teide en los textos clásicos de autores como Herodoto.

Cabe señalar asimismo que ya desde el siglo XV, los viajeros que navegaron por las proximidades del archipiélago, divisando el pico desde 40 leguas, barajaron la posibilidad de que se tratara del volcán más alto del mundo conocido, despertando el interés por determinar su altitud. No obstante, no sería hasta el siglo XVIII cuando se organizaron las primeras expediciones científicas bajo tal finalidad, todas ellas con el patrocinio del gobierno francés. En tal sentido, cabe destacar la primera expedición capitaneada por el sacerdote y cartógrafo Louis Feuillée, quien midió la altura del Teide desde la costa del entonces Puerto de La Orotava empleando tan sólo un triángulo. El resultado fue erróneo pues determinó una altura de 4.313 metros, siendo tanto su método de medición como sus conclusiones muy contestados por la comunidad científica de la época.

Sin embargo, no sería hasta el último tercio de la misma centuria cuando se obtendrían los resultados más aproximados a la altitud real del volcán. Su artífice fue otro científico francés, Jean Charles da Borda, quien en 1776 efectuó la primer triangulación fiable obteniendo un resultado de 3.713 metros, empleando tanto un instrumental y un sistema efectivo en la medición.

No obstante, reseñar que el atractivo científico que representaba el Teide y su entorno no sólo se vio limitado a factores físicos sino también químicos biológicos y sanitarios. No en vano, desde el citado siglo XVIII fueron innumerables las visitas que el volcán ha recibido por parte de naturalistas, botánicos, astrónomos, médicos o viajeros, que han dejado plasmadas sus impresiones acerca de sus ascensiones al pico en multitud de libros de relatos de viajes, y que han incrementado la fama del ecosistema de Las Cañadas.

CARACTERÍSTICAS GEOMORFOLÓGICAS

Prácticamente casi la totalidad de la superficie del Parque Nacional está constituida por materiales de tipo basáltico, tales como traquitas, fonolitas y fundamentalmente piroclastos que popularmente reciben el nombre de piedra pómez o zahorra.

Esta riqueza mineral, plasmada asimismo en otros materiales como azufre, o el hielo, han generado que Las Cañadas se erija en fuente de recursos naturales, que trasciende a actividades tradicionales como las afamadas alfombras de arenas volcánicas durante la celebración de la Infraoctava del Corpus Christi en la Villa de La Orotava. 

CARACTERÍSTICAS DE SU ECOSISTEMA

Otra de las singularidades del Parque Nacional en sin duda su ecosistema, marcado sin lugar a dudas por las especiales condiciones geológicas, físicas y climáticas de este paraje natural, en el que se dan cita una importante variedad de especies endémicas de indudable interés científico. Destacar, desde el punto de vista de la flora, populares manifestaciones como la Violeta del Teide, la Retama o el Cardo de Plata. Por su parte, los especímenes faunísticos más característicos de Las Cañadas los representan el Lagarto Tizón y el Murciélago Orejudo, mientras que por parte de las especies introducidas destacan el Conejo, el Erizo Moruno y, en menor medida, el Muflón.

Todas estas particularidades, a las que hay que añadir otras como las demostradas similitudes advertidas entre las condiciones ambientales y geológicas del Parque y del planeta Marte, que han generado la proliferación de estudios y experimentos relacionados con el convencionalmente denominado Planeta Rojo, convierten a Las Cañadas del teide en un referente mundial desde una perspectiva científico técnica.
Por último, tan sólo citar que la indudable belleza estética que caracteriza al paisaje del Parque Nacional ha generado la situación que desde la década de 1960, su territorio haya sido empleado como escenario de innumerables anuncios, reportajes e incluso películas entre las que destacan títulos como “Hace un Millón de Años” o, la más reciente “Furia de Titanes”.