Cementerio

El camposanto orotavense es la principal construcción municipal de la primera mitad del siglo XIX, dado que los lugares tradicionales de los enterramientos, como las iglesias y las ermitas, ya no daban abasto para acoger el número creciente de población. Inaugurado el 19 de julio de 1823, fue obra del escultor villero Fernando Estévez.

El Cementerio de La Orotava ocupó un lugar destacado dentro de la lucha entre la Iglesia y la Masonería. No en vano, la autoridad eclesiástica de la isla lo declaró "profanado", tras ser enterrados en él los destacados masones José Nicolás Hernández y Diego Ponte del Castillo. Como consecuencia, durante los 24 años que duró la declaración, ningún representante de la Iglesia pudo entrar al cementerio para oficiar ningún tipo de acto litúrgico: acompañando el clero hasta la puerta que da entrada a un callejón que conduce al cementerio, en el que no pudo entrar por hallarse profanado.

Consulta la ORDENANZA REGULADORA DEL SERVICIO DE CEMENTERIO

Horario:

Lunes a Sábados, de 08:00 a 17:00 h.
Domingos, de 10:00 a 14:00 h.